como reducir la huella hidrica

12 hábitos sustentables para cumplir este 2024

El 2024 será el año de tomar acción hacia vivir un estilo de vida sustentable. Los últimos años hemos escuchado con mayor frecuencia cómo las consecuencias del cambio climático nos están afectando cada vez más y durante los primeros meses de este año, ya escuchamos temas como la crisis hídrica, la contaminación del aire y los incendios en áreas verdes.

Sin embargo, la buena noticia es que aún estamos a tiempo de actuar y el inicio de un año nuevo es el pretexto perfecto para tener nuevos hábitos sustentables y comenzar a tener un impacto positivo con estos 12 hábitos sustentables:

Reduce el uso de desechables:

Cambia tu hábito de comprar agua embotellada por llevar tu vaso reutilizable y podrás ayudar a reducir los 17 millones de barriles de petróleo utilizados para hacer botellas de plástico cada año, y siempre estarás preparadx para calmar tu sed. De igual manera, reutilizar un tupper resistente o de vidrio, para guardar la comida que sobró del restaurante o pedir alimentos para llevar, podría evitar los más de 36,000 millones de contenedores y utensilios desechables que se usan sólo en Estados Unidos.

Prepara tu propio café de comercio justo en casa:

Llevar tu propio café en una taza o termo te ayuda a reducir los desechos de vasos de cartón y mangas para llevar, que se tiran a una asombrosa tasa de 58 mil millones cada año. Para una preparación casera más sustentable, elige un café local y de comercio justo que apoye a los agricultores; añade leche de avena en lugar de leche de vaca; y prueba una prensa francesa en lugar de una cafetera que use cápsulas desechables para reducir los desechos de empaque. Si usas cápsulas, límpialas y llévalas a reciclar, ya que en su mayoría son de aluminio, un material que se puede usar para hacer bicicletas, sillas de ruedas y mucho más.

Recuerda llevar tus bolsas reutilizables:

Llevar bolsas reutilizables al supermercado puede reducir más de 1 millón de bolsas de plástico que terminan en la basura cada minuto. Según el sitio web de El País, en México se producen 7 millones de toneladas de plástico, entre las que se encuentran las bolsas.

También te interesa leer: Adopta el estilo de vida Zero Waste y evita la generación de residuos

El problema del plástico no es que sea un mal material, sin embargo, sólo el 6% se recicla en México según el mismo artículo titulado: “El dilema de México y sus siete millones de toneladas de basura plástica“. Llevar bolsas reutilizables a la tienda es una de las formas más fáciles y efectivas de reducir tu huella de carbono, sin embargo la parte más difícil de usarlas es simplemente recordar llevarlas contigo, así que un tip para hacerlo sencillo es tenerlas siempre en el coche o en la salida de tu casa.

Usa la bicicleta para viajes cortos:

Se necesita cierta dedicación para renunciar permanentemente a un automóvil a favor de una bicicleta, pero incluso un eco-perezoso puede hacerlo funcionar para viajes cortos que no requieran transportar muchas cosas: recoger leche en la tienda local de comestibles, helado después de la cena en tu heladería favorita, tu clase de yoga en la mañana, brunch con amigos en la cafetería. Andar en bicicleta para viajes de menos de 2 millas podría reducir significativamente tu huella de carbono, ahorrar dinero en gasolina y mantenimiento del automóvil, e incrementar tu nivel de actividad física, todo al mismo tiempo.

Elimina la energía fantasma:

Toma aproximadamente un segundo desenchufar tus dispositivos electrónicos que consumen energía mientras están en modo de espera, pero si realmente no puedes molestarse, deja que ingeniosos gadgets eficientes en energía hagan el trabajo por ti. Usa regletas para apagar todos tus electrodomésticos de una vez; pon tu televisor, decodificador, sistema de juegos y estéreo en un temporizador para que se apaguen automáticamente durante la noche; e invierte en cargadores que dejen de consumir corriente cuando la batería del dispositivo esté llena. Podrías reducir tu factura de energía hasta en un 10% anualmente, ¡sin mover un dedo!

Compra en tu mercado local:

Ir al mercado de agricultores siempre suena como una gran idea y en México, los mercados tienen también un encanto cultural y de tradiciones. Las marchantas preparan sus mejores productos cada semana, frutas y verduras frescas y locales. Además puedes conseguir otros productos como ropa de segunda mano y muebles de decoración vintage. Sumado a esto, han surgido varios servicios de entrega de cajas o canastas que son empacadas directamente de los productores, que en ocasiones también incluyen productos orgánicos. Así estarás reduciendo tu huella ambiental mientras cuidas tu salud.

Conviértete en vegetariano a tiempo parcial:

Reducir a la mitad tu consumo de carne puede disminuir tu huella de carbono en aproximadamente una tonelada cada año, y crear comidas sin carne no es tan difícil como parece. Prueba avena, cereales y frutas para el desayuno; ensaladas frescas o sándwiches de verduras asadas para el almuerzo; y pizza vegetariana, sopas de frijoles y risottos cremosos para la cena. Dado que duplicar una receta rara vez agrega tiempo a tu preparación, puedes hacer extras para comer durante la semana (y reducir aún más tu huella de carbono).

Cambia a energía verde:

Cambiar tu hogar para que funcione con energía verde suena como un gran trabajo: instalar paneles solares o energía geotérmica no es una tarea para quienes no son hábiles en la construcción. Pero puedes hacer que esto suceda sin levantarte de tu silla: llama a tu compañía local de energía y averigua si ofrecen opciones renovables (la mayoría lo hace). Es posible que veas un pequeño aumento en tu factura, pero es una forma fácil de hacer un gran cambio.

Compra sólo lo que necesitas:

Adquirir cosas que vas a usar poco por una moda pasajera o porque no las necesitas tanto, es abonar a la contaminación, ya que generalmente terminan en la basura. Revisar tus hábitos de compra y adquirir sólo lo necesario, te ayudará a cumplir tus propósitos ambientales.

Reduce el uso de desperdicios en la cocina:

Además de llevar tu vaso reutilizable y tupper al restaurante o al pedir comida para llevar, considera levitar el desperdicio de alimentos. Congela la fruta y verdura que te sobra, prepara sopas y batidos con los productos que están más maduros o los tallos de las verduras que no te quieres comer.

Apoya el compostaje doméstico:

Para tener un estilo de vida sustentable, en lugar de desechar los restos de comida y otros materiales orgánicos, considera iniciar un sistema de compostaje en tu hogar. El compostaje ayuda a reducir la cantidad de residuos que van a los vertederos y produce un fertilizante natural que puede utilizarse para mejorar la calidad del suelo en jardines y macetas.

Reduce el consumo de agua en el hogar:

Además de almacenar agua de manera eficiente, es importante aprovechar de mejor manera el consumo de agua en actividades diarias. Pequeños cambios como reparar fugas, instalar dispositivos de ahorro de agua en grifos y duchas, y limitar el riego excesivo en jardines pueden tener un impacto significativo en la conservación del agua a largo plazo.

También te interesa: Día Cero, cómo evitar quedarnos sin agua

Estos propósitos abordan aspectos clave para tener una vida más sostenible y ayudan a ampliar las opciones para reducir nuestra huella ambiental y promover un estilo de vida más consciente.


Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *